¿Cuál es tu don o tu talento?

¿Se puede ser completamente feliz? ¿Sería posible una vida fuera del sistema actual?

Todos nacemos con determinados dones y talentos y casi todos acabamos convirtiéndolos en hobbies. No creo que Dios o quién sea, nos haya dotado de ciertos dones para que no los aprovechemos como es debido. Nada en esta vida es casual.

Hemos nacido para desarrollar esos dones. La mayoría de las personas los intentamos compatibilizar con nuestros trabajos, que salvo en contadas excepciones, estos no tienen nada que ver con nuestro talento innato. Esto, como sabes, crea frustración e infelicidad. Damos prioridad al trabajo porque el sistema así nos lo ha inculcado a fuego desde que nacemos. Nos acabamos convirtiendo en esclavos integrales y no nos damos cuenta.

juan antonio jimenez: cuál es tu don o tu talento

¿Cómo sabes cuál es tu don o tu talento?

¡Es muy fácil!

Piensa en algo que te gusta hacer y que harías completamente gratis durante las 24 horas del día si así lo desearas. Hay personas que tienen el don o el talento para ser médicos, matemáticos, físicos, químicos, profesores, músicos, humoristas, escritores, mecánicos, carpinteros, dibujantes, pescadores, agricultores, bailarines, cocineros y así hasta el infinito. Ningún don es mejor que otro.

Recuerda, todo tiene un propósito. Nada es casual.

¿Te imaginas una sociedad haciendo lo que realmente siente y le gusta? Sería una sociedad feliz. No tendría sentido el dinero cuando cada uno de nosotros aportaría sus dones y talentos. No existiría el tiempo (que realmente no existe). Ya no habría horarios ni jornadas laborales interminables y estresantes. Sólo habría noche y día.

Elimima el dinero como la razón de tu existencia y eres una persona feliz. No sería necesario ni siquiera el trueque pues cada uno de nosotros compartiríamos nuestro talento. Recuerda que ese talento te hace feliz desarrollarlo, no es ningún trabajo. Trabajo es estar tras la barra de un bar 12 horas cuando tu vocación real es la medicina y no la has podido ejercer, ni siquiera estudiar, por falta de medios o simplemente, porque tienes que llevar el maldito dinero a casa y costearte tu propia existencia.

¿Se puede conseguir una sociedad feliz? Pues claro, sólo es necesario que tú lo creas pero antes tienes que reconocer que eres un esclavo integral.  Evidentemente esa sociedad utópica no tiene cabida en este sistema de cosas, por eso la importancia de que aprendas a confiar en ti y recordar quién eres de verdad.

Dios no nos ha dotado de un don para que lo pongamos en práctica en la jubilación si es que nos queda fuerzas y salud para desarrollarlo. Porque el trabajo no es salud. La salud es hacer lo que realmente sientes y para lo que has nacido.

¡No te confundas! No se trata de hacer lo que nos venga en gana. Todo el mundo, si pudiera, desarrollaría sus dones y talentos, absolutamente todos. Es este sistema impuesto el que nos tiene oprimidos y dormidos. El paraíso no está en los cielos, el paraíso está aquí, sólo que ahora se llama infierno.

Un don o un talento no es un hobby. Si lo traemos de fábrica será por algo. El sistema es el encargado de llenarnos la cabeza de mierda e introducirnos rápidamente en el mercado laboral sin importarle tu verdadero talento. Sólo quiere que produzcas, sólo quiere poder y tenernos dormidos y controlados. ¿Hombres y mujeres de provecho para quiénes? ¿Para ellos?

El sistema nos hace competir por ganar más y más dinero. Dinero que por cierto no nos pertenece, nunca nos ha pertenecido. La riqueza mundial recae en un 1% de la población mundial.

Todos sabemos que el dinero no da la felicidad pero NO, no ayuda a conseguirla como nos hacen creer. Simplemente se hace más llevadera tu condena como la del preso que está en la cárcel y tiene bajo soborno a los funcionarios y otros presos. Por mucho que diga, ese preso no es feliz y sigue siendo preso. Pues nosotros lo mismo.

¿Qué me importa el dinero si el único sueño que tengo es despertarme y no necesitarlo, ni tan siquiera pensar en él?

Mi único sueño es hacer lo que realmente quiero hacer y para lo que he nacido y compartirlo con todo el mundo. Sinceramente, no creo que Dios o quién sea nos haya otorgado una serie de dones y talentos por puro capricho y para que desaprovechemos nuestra vida.

Repito, un don o un talento no es un hobbyResulta que desarrollar tu don o tu talento te hace feliz y ser feliz no es un hobby, no es una opción, es tu propósito en la vida.

Nos han hecho creer que la felicidad son pequeños momentos. ¡Eso es una falacia!

¡Lo que nos hace infelices es el sistema y todas las creencias que nos han estado inoculando a lo largo de nuestra existencia! No podemos esperar que los gobernantes o el sistema cambie nuestras vidas. Esa responsabilidad es solamente nuestra porque nosotros somos dueños de nuestra vida.

Por ejemplo: ¿Cómo es posible que en el siglo XXI aún haya gente que se muera de hambre? ¿De verdad crees que al sistema le importa? ¿Cómo pueden decir que les preocupa nuestra salud y siguen permitiendo la venta de tabaco? INTERESES Y MÁS INTERESES. No te engañes, no vamos hacia una sociedad mejor, vamos hacia una sociedad cada vez más esclavizada.

¿Cuál es el primer paso?

Para un momento. Mira a tu alrededor. Escucha a tu corazón. Respira. ¡Para, joder!

Tú has nacido con un propósito en la vida y no es otro que ser feliz.

Lo difícil no es vivir fuera del sistema, lo realmente difícil es vivir como vivimos porque vamos contra natura.

¡Es así de simple pero no nos lo queremos creer!

Deja un comentario

SUSCRÍBETE

Y TE REGALO EL PRIMER CAPÍTULO DE "LOS DIÁS QUE ME QUEDAN"